One Piece :Capitulo 1 "una mañana extraña" [fic largo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

One Piece :Capitulo 1 "una mañana extraña" [fic largo]

Mensaje por Charyn el Dom Mar 04, 2012 9:27 pm

Queria esperar a tener la imagen buena de Ixtab la chica de la historia pero por problemas de dibujo jaja les va un mas o menos...



Capitulo 1
Una mañana extraña
Eran las 5:00 am, el despertador sonaba con esa melodía suave, casi el mismo sonido de las olas rompiendo en el puerto. Ixtab se levantaba forzadamente de su cama, con su larga cabellera azul revuelta, tallándose los ojos y con el pijama desacomodado se dirigía hacia el baño, al salir al pasillo Ixtab chocó torpemente con el sirviente personal de su padre, este con un tono burlón, abusando de la gran amistad y confianza que tenia con ella dijo:
-Ese peinado señorita, ¡le hace ver como un verdadero pirata del nuevo mundo! –Intentó no reír el sirviente- Discúlpeme señorita Ixtab –haciendo una reverencia le ofrecía una toalla.
-Gracias, tú siempre tan gracioso… –dijo un tanto molesta, tomando la toalla y arrastrando los pies hasta la regadera se dispuso a lo debido. Al salir del cuarto de baño con el peinado habitual, cabellera suelta y un hermoso broche color de sus ojos, color altamar, se podría decir que hablaban por si solos. Una toalla minúscula cubría el cuerpo esbelto de la muchachita de 19 años.
-¡Ya salí! -dijo temblando un poco -¿podrías llamar a Ariasu?
-En un momento señorita. -Contesto el sirviente cortésmente.
Ariasu la maestra de artes marciales de Ixtab, entró a una habitación amplia y alfombrada de tatami, donde ixtab ya estaba con el uniforme de combate repitiendo katas avanzadas.
-Ixtab…- dijo Ariasu con tono de autoridad entrando a la habitación- el día de hoy no podremos tener la práctica, tendrás la tarde libre –Hizo una reverencia.
-Claro… está bien. -dijo un tanto desconcertada haciendo una reverencia y esperando la retirada de su sensei. Se quitó el uniforme enseguida, vistiendo un short azul diminuto y una blusa rosada con una estrella de mar plasmada en ella y se dirigió al patio trasero. Ixtab acostumbraba mirar el cielo desde el pasto, siempre en espera de weatheria, la isla flotante más hermosa de todas en el cielo, mientras observaba las nubes tratando de darles alguna forma logró escuchar a lo lejos un par de niños gritando desgarrada y desesperadamente.
- ¡Piratas! ¡Piratas! ¡Piratas!... ¡Los mugiwara están por todo el pueblo!
Sin tomar mucho en cuenta seguía observando el paisaje que su patio le otorgaba, cerca de donde estaba Ixtab recostada el árbol de sakura le cobijaba con su sombra, miraba desde ahí la calle principal del pueblo, la cual en ese preciso momento se lograba ver una nube de polvo, encabezada por dos mujeres que corrían a toda velocidad hacia la cerca del patio, una hermosa mujer pelirroja con una enorme bolsa llena de algo evidentemente pesado, la otra parecía un tanto extraña, pues tenía seis brazos y cada uno cargaba objetos que a lo lejos parecía comida y frutas, Ixtab miraba asombrada aquellas mujeres correr velozmente hacia ella. En un instante Ixtab y aquellas dos mujeres estaban dentro de la casa tratando de esconderse.
-¡¿Quiénes son ustedes?! –Dijo asustada Ixtab alejándose.
-No te asustes –Dijo la mujer de 6 brazos al mismos tiempo que estos se esfumaban dejando un rastro de flor de sakura- no te haremos daño.
-¡Silencio! –Dijo la pelirroja mirando con un extraño brillo en los ojos, el oro que ahora ya se encontraba en el piso a causa de la bolsa rota- ¡tenemos mucho oro!... si no fuera por Zoro, ¡ya estaríamos camino a la siguiente isla! –Dijo la pelirroja con tono triste y enojado al mismo tiempo.
-Calma Nami –Dijo aquella mujer- Asustarás a la chica... Por cierto ¿Cuál es tu nombre?
-Me llamo…Ixtab –Contesto intrigada y pensando que podrían ser peligrosas además de extrañas.
-¡Robin! ¡Ahí vienen los soldados de la marina, tenemos que huir! –Tratando de agarrar todo el oro que le fue posible y dándole las frutas y carne a Ixtab y a Robin. –Vamos ¡no tenemos tiempo, corran! –salieron corriendo de la casa las tres chicas.
Ixtab corría sin saber por qué lo hacía, con miedo trataba de hablar pero el correr presionada por Nami no dejaba que sus palabras salieran con fluidez.
-¿De quién… escapamos…? –Dijo Ixtab entrando al puerto.
-¡Nami-san!… ¡Robin~schwan!…-Dijo Sanji desde el Sunny Go con un tono enamoradizo.
-¡Franky! ¡Zarpemos pronto, los marinos están aquí! –gritó Nami ignorando los corazones que arrojaba Sanji.
Ussop corre a elevar las velas, Franky se encargaba del ancla y chopper se dirigía al mástil. Las tres chicas a toda velocidad se subían al barco mientras este se comenzaba a alejar del puerto. El sonido de la madera crujiendo y las olas embistiendo la proa hizo que Ixtab reaccionara tirando los objetos que cargaba.
-¡Rayos!- gritó y volvió la mirada hacia los tripulantes- ¡me han secuestrado unos piratas! –Ixtab cayendo al piso perdió el conocimiento.
-¡Que hermosa damisela! – Dijo Sanji emocionado y como era costumbre sonrojado.
-Nami… Robin… ¿Quién es esta chica? –Dijo Chopper en su tamaño habitual, intrigado y detenidamente comenzó a examinar a la chica desmayada.
-No lo sabemos… todo fue tan rápido que no logro recordar que pasó…-Contesto Nami guardando la enorme cantidad de oro en bolsas.
-¡Nami, ¿Cómo es posible?! –dijo Ussop haciendo un gesto molesto con afilados dientes.
-Se llama Ixtab… –Dijo Robin con la voz sensual que la caracteriza.
Franky se dirigió hacia popa, donde Zoro dormida abrazando sus katanas.
-Zoro, despierta –Dijo Franky sacudiendo al espadachín –te necesitamos- Franky alejándose se metió en la cocina donde se encontraba Brook y Luffy mientras Zoro se reunía con los demás.

-¿Chopper, está bien la chica? –Dijo intrigado Zoro- ¿estará muerta? –comentó con un tono duro y frio.
-¿Cómo puedes decir esas cosas marimo de mierda? –Dijo Sanji admirando el cuerpo de la chica –Es tan hermosa, no puede morir sin antes amar- Sanji comenzó a girar y fantasear, misteriosamente al poco rato comenzó a sangrar de la nariz, sin notar a Zoro que intentaba iniciar una pelea.
-¿Alguien más notó la blusa? es el diseño de pappug –Observo Robin a la chica mientras miraba aquella estrella de mar con la cicatriz.
-Hasta este lado del mundo ha llegado la moda de pappug? –Decía asombrado Ussop -También dice “crimin”…
-Robin tiene razón… que observadora eres –Dijo Brook con un tono tétrico, saliendo de quien sabe donde –Haces sentir que mis ojos se sientan celosos… ¡aunque yo no tengo ojos! Yohohohohoho.
Toda la tripulación miro hacia la isla, y se dieron cuenta que estaban muy lejos para mandar nadando a la chica, no podían regresar puesto que la marina los estaba buscando ahí. En el mismo instante que comenzaban a planear que hacer, Salió Luffy de la cocina gritando a todo pulmón.
-¡Sanji que delicioso desayuno! –Luffy estiro sus brazos y de un momento a otro ya estaba a un lado de ellos mirándolos intrigado.
- Yo digo que la arrojemos al mar, tiene mucho tiempo para nadar hasta la orilla –Comenzó a decir Zoro ignorando por completo a Luffy.
-¡No digas tonterías! –Nami interrumpiendo a Zoro le propinaba un golpe en la cabeza.
-¿No deberíamos mejor, preguntarle a ella? –Prosiguió Robin calmadamente.
Mientras Toda la tripulación pensaba en soluciones entre gritos reunidos en círculo, algunos dándole la espalda a Ixtab. Zoro y Sanji comenzaban a armar una pelea, seguían la demás tripulación tratando de regresarla a salvo, Luffy oyendo sin escuchar miraba a Ixtab sentada tratando de recordar lo que pasaba escuchó que le sonaban las tripas y miraba las frutas que estaban en el piso. Luffy sonrió y se acerco a donde Ixtab, tomó un jamón y comenzó a comer delante de ella, tomó unas cuantas frutas y le invitó a comer.
-¡Toma come! –Dijo Luffy mientras se metía el jamón entero a la boca.
Ixtab al mirar las frutas que Luffy sostenía en sus enormes manos le sonaron las tripas, al mismo tiempo que Luffy, sin pensarlo dos veces con un hambre voraz ambos comieron con rapidez.
Parece que se la llevan bien – Dijo Franky dándose cuenta que Luffy ya no los escuchaba y observando que ambos eran felices al comer.
-Tienes razón Franky, comen igual aquellos dos, ¿no serán parientes? –dijo burlándose Ussop siendo interrumpido por un grito aturdidor.
-¡Waaaa! ¡Sabe horrible! –Gritaba desesperada Ixtab mientras se limpiaba la lengua -¿De qué rayos es esta fruta? –Tirando al piso una fruta amarilla que si acaso quedaba un pedacito de esta.
Al instante que los gritos de la chica retumbaban en el Sunny, Nami miraba aterrada a Ixtab.
-¡¿Pero qué has hecho?! –Sin pensarlo Nami daba a los dos tragones un fuerte golpe en la cabeza logrando que Ixtab se desmayara, Luffy sin dar pispás siguió comiendo, mientras Nami arrojaba humo molesta.
-¡Nami! ¿Por qué haces…eso? –Asustado por el acto, Ussop se acerco a Ixtab.
- ¡Llevémosla a mi habitación pronto, hay que revisarla! –La voz dulce de Chopper se hizo sonar adelantándose a Ussop.
Sin pensarlo rápidamente Ussop tomó cual si fuera un juguete a Ixtab y rápidamente fue llevada al cuarto de Chopper.
Mientras tanto Luffy seguía comiendo y Robin se dirigía a sentarse a la sombrilla, ambos observaban a Sanji caminar a paso seguro hacia la cocina y murmurando:
- Le hare una sopa con todo mi amor a Ixtab~swan –Encendiendo un cigarrillo y entre murmullos se adentraba a la cocina dejando un rastro de humo.
Brook miraba a la enfurecida pelirroja que no lograba conciliar la calma –Nami-san, ¿puedo ayudarte, porque estas tan molesta?... –Decía el esqueleto parlante mientras le tocaba el hombro.
-15 millones de berris… -murmuraba Nami con los ojos en blanco. -15 millones… -Decía sin parar una y otra, vez ignorando casi por completo a Brook.
-Nami ¿De qué hablas? – Intrigado Brook insistía.
-Esa fruta… ¡era una fruta del diablo! –Decía Nami histérica.
Luffy al escuchar esto sin dejar de comer y mirando hacia donde se encontraba Ixtab gritó emocionado:
- ¡Grandioso! ¿¡Nami que fruta era!? –Luffy tenía en la cara una luz extraña y una mejilla abultada.
- ¡Cállate, todo esto es tu culpa! –Sollozando Nami continuó- quería vender esa fruta y comprar más Weather Balls, cuando volviera a weatheria…
-Calma Nami, hay una solución para este mal entendido –Interrumpió Robin acercándose delicadamente al caminar.
-Robin tiene Razón, ¡Calma Nami! –Dijo Luffy tragando el último pedazo de carne que había ahí.
El sonido de una puerta de madera resonó, de aquel quicio sale Ussop y Chopper, acercándose a sus nakamas, comentaron que tuvieron que explicarle a Ixtab la situación, que estaba ya lejos de su isla y no podría volver a menos que consiguieran otro barco, arriesgándose a morir, y que Nami le había propinado un golpe. Nami interrumpió quejándose de sus berris, poniendo al tanto a sus amigos que había comido una fruta del diablo desconocida, y que no se iría hasta pagarle hasta el último berri, además de que ya no podía nadar y sería imposible mandarla así hasta su isla.
Mientras comentaban el asunto Luffy se dirigía hasta la habitación de Chopper, al estar dentro dejó de oír los comentarios de sus nakamas y los gritos de Nami, miró a Ixtab recostada y lentamente se acercó, puso su mano sobre el hombro de la chica y esperó hasta que despertó.
-Hola… ¿estás bien? –Dijo Luffy sonriendo –Te has comido una fruta del diablo, ¿sientes algo extraño? –Dijo emocionado y riendo.
-No… -Dijo un tanto desconcertada - ¡¿fruta del diablo, cual me comí?! –preguntaba asustada y con un enorme chichón entre su pelo azul.
-No sabemos, solo sabemos que era una fruta del diablo –Dijo riendo y rascándose la cabeza.
-¿Ahora qué haré? ¿Cómo voy a volver a casa? -Ixtab sacudía la cabeza preocupada.
-Y ese no es todo el problema… te has metido con los negocios de Nami y eso es grave…
Ixtab comenzaba a caer en cuenta poniendo cara de preocupación- ¡¿Cómo voy a pagarle?! ¡No puede ser! Ustedes son…!¿Los mugiwara?!
-¡Jajajaja! Así es, pero no te preocupes no te haremos daño –Luffy esbozó una enorme sonrisa dándole seguridad a la invitada.
-Gracias… -Contestó sonrojada esquivando las miradas de Luffy.
-¡Oye! ¡Quiero que seas mi nakama! –Sonriendo y estirando su mejilla.
- Pe… Pero…
-Quiero ver que fruta comiste, ¡además necesitaras quien te entrene!
-Ya tengo sensei…
interrumpiendo a Ixtab una sombra que inspiraba furia se dibujó en la puerta, era Nami con intenciones de arreglar, de un mal modo, el cobro.
-Calma Nami –Luffy se acercaba lentamente y con precaución a Nami –Ella ahora es nuestra nakama jijiji –Dijo emocionado mientras abrazaba a Nami.
-¡pero Luffy…! ¡Aun así me pagara!– Dijo enojada mientras veía volar sus berris cual si fueran pájaros.
-¡Pero aun no digo que sí…!
avatar
Charyn
Iniciado
Iniciado

Mensajes : 75
Puntos : 97
Fecha de inscripción : 14/02/2012
Edad : 27
Localización : En el Sunny con Luffy :$

http://charyncat.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.