Solo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Solo

Mensaje por Karamel el Miér Feb 29, 2012 12:28 am

Ni siquiera sé por qué estoy escribiendo esto. Puedo postearlo en un millón de lugares diferentes, no tiene importancia. Sigue sin haber nadie ahi para leerlo. No queda nadie para escuchar mi historia. Pero esta puede ser mi última oportunidad para hacerlo, asi que lo haré. El sentimiento no se va. Ellos están observando. Están observando y acercándose más cada segundo. Pueden sentir mi terror. Y creo que lo disfrutan.

Debe haber sido hace alrededor de cuatro meses desde que todo el mundo desapareció. Y me refiero a todo el mundo. Me desperté una mañana para la escuela. Inmediatamente me di cuenta de la hora. Hacía cuatro horas que la escuela había empezado. Debí haber golpeado el despertador estando aun medio dormido, y regresado al sueño una vez más. Me sucede a veces. ¿Por qué mis padres no me habían despertado? Probablemente se habían ido temprano a trabajar.

La primera vez que comencé a caer en la cuenta fue en la estación. Usualmente tomo un tren a la escuela, ya que es la manera más rápida de llegar. No había visto a nadie en mi camino a la estación, pero mi casa está en un área bastante tranquila de la ciudad, asi que está lento a esa hora del día. Eso pasa, asi que no pensé demasiado en ello. Cuando llegué a la estación, noté que no había nadie ahi. Eso era extraño. Debería haber al menos algunas pocas personas esperando el tren, incluso a esa hora del día. Lo adjudiqué a que se trataba un día excepcionalmente lento. Supongo que pasa a veces, también.

Esperé por un largo rato, pero el tren no llegó. No recuerdo cuánto tiempo permanecí ahi, pero pronto comencé a frustrarme. Decidí caminar a la escuela. Después de todo, era sólo una caminata de veinte minutos si lo hacía lo suficientemente rápido, y de cualquier manera ya era tarde para la siguiente clase.

No vi a nadie en mi caminata a la escuela. No había nadie en la escuela. El edificio estaba abierto, e iluminado, pero los salones estaban vacíos. Cada salón en el edificio entero. Algunas puertas estaban abiertas, algunas cerradas. Pero no había nadie ahi. Probé en la sala de profesores, y estaba vacía. Incluso recuerdo el olor del café fresco en la habitación. Traté de llamar a uno de mis amigos para preguntarle qué estaba pasando. Sin respuesta. El teléfono sonó, pero no hubo respuesta. Traté con otro. Lo mismo. Terminé tratando con cada persona que conocía en la escuela. Sin respuesta.

Me precipité al supermercado cercano. Estaba vacío. El edificio entero, normalmente bullicioso de vida, totalmente vacío. Las tiendas estaban abiertas, las luces encendidas, la música tocando, las pantallas de información funcionando. Simplemente no había nadie dando un paseo por el mercado, buscando por las tiendas, llenando sus despensas.

Era como si todo el mundo se hubiera desvanecido por completo.

Traté de llamar a mis padres. Sin respuesta. En todo el día, no vi una sola persona viviente. Los únicos autos que vi, fueron los estacionados. No había animales tampoco. Todo estaba mortalmente silencioso. Pero todo seguía funcionando. Las tiendas estaban abiertas, las luces encendidas, las TVs funcionaban, sólo no había ningún programa. Incluso la internet estaba ahi. Cada sitio funcionaba, incluso los chats estaban abiertos, sólo no había nadie en ellos.

Me salí de mis cabales. No recuerdo mucho de los primeros días, tal como me encontraba. Sólo el sentimiento de terror inimaginable, soledad. No dormí mucho, tampoco comía del todo. Sólo me sentaba en mi casa, esperando por que alguien viniera, me llamara, por escuchar un auto pasar, esperando por que el sueño terminara. Y nunca lo hizo.

Eventualmente, me recompuse. Me dije a mi mismi que nadie vendría, y que tenía que rendirme y al menos comer. Y comer, eso hice. Comí todo lo que pude encontrar, tuviera la fecha pasada o no. Comí y comí. Y lloré. Estaba solo. No había señal, en ninguna parte, de que hubiera una sola persona viviente en algún otro lugar del mundo. Ningún canal de TV mostaba alguna programación. Algunos sólo mostraban las mismas pantallas de noticias una y otra vez. Nada en internet se actualizaba. Nadie se conectaba en ningún sitio. Nadie respondía el teléfono. Pero, todo siguió funcionando. La electricidad nunca se fue. Las luces siemre estuvieron encendidas. Los semáforos funcionaban. Las tiendas abiertas. La música tocaba donde siempre había tocado.

Pero todo continuaba vacío.

Eventualmente me acostumbré a ello. Tomó un rato, pero empecé a salir. Al principio traté de visitar a mis amigos, buscando personas, alguien. Pronto me rendí. Al poco tiempo, me di cuenta de que necesitaba más comida que la que teníamos en casa. Empecé a saquear tiendas de abarrotes. Sólo lo que necesitaba al principio, luego me iba a casa, y lo comía. Al tiempo, empecé a saquear otros bienes. Dulces. Bebidas.

Quizás había pasado un mes, y había tenido que llegar a un trato con mi existencia, y con el hecho de que no había nadie más en el mundo. Asi que recompuse mi vida. Empecé a divertirme, la clase de diversión que te imaginas teniendo si tuvieras el mundo para ti por un día. Hice pillaje a través de cada tienda que se me ocurrió, robando todo lo que mis manos podían llevar. Dormí en las camas de tiendas de muebles, jugué juegos en las pantallas más grandes que tenían las tiendas de electrónicos. Rompí cada pieza de porcelana con la que me topé. Irrumpí en supermercados, dejando tras de mi un rastro de destrucción. Extrañaba mi vieja vida, pero hice lo mejor que pude de la nueva.

Hace quizás un mes desde que apareció.

Estaba relajándome en casa, escuchando algunos albumes que había traído conmigo, cuando repentinamente escuché un extraño sonido de afuera. No puedo describirlo bien, realmente. Era como si algo me llamara. No estoy realmente seguro de siquiera haberlo escuchado. Sólo lo sentí. Lo que vi afuera, asustó hasta la vida dentro de mi. Alguien-algo. Era la figura de un hombre, pero había algo... mal con él. Era sólo una cosa, que de algun modo, me recordaba a un ser humano. No podía mirarlo directamente, pero tampoco quitarle los ojos de encima. Cada segundo que lo miraba, se acercaba, pese a que no parecía moverse. Cada segundo me sentía jalado más cerca de él, pese a que permanecía en donde me hallaba. La única característica que pude reconocer como tal, fue su mirada, por que ninguna mirada ha sido nunca tan penetrante, paralizante, tan terrible. Se sentía como si la mirada en sí misma, succionara la vida misma de mi ser.

Me habló. No con palabras. No con signos o gestos. Sólo lo mire y supe qué me decía.

"NO SE SUPONE QUE DEBAS ESTAR AQUI"

Desperté. Había pasado un día o quizás dos. No podía recordarlo con certeza. Me levanté, gritando, sudando, de mi propia cama. Había sido un sueño. Tenía que serlo. Estaba solo. No había nadie más en el mundo ¿Cómo podía haber sido algo más que un sueño?

Continué. Al principio, el sueño seguía molestándome. Se sentía tan real ¿Lo era? No, no podía serlo. Con los días, la memoria comenzó a desvanecerse. El momento comenzó a sentirse más y más como un sueño, asi que dejé de preocuparme por ello. Incluso me reí de mi mismo por haber oensado que se trataba de algo más.

No obstante, había una constante sensación de presión en el aire. Era como una tormenta inminente que nunca llega. A veces apenas notorio, otras veces ni podía pensar propiamente a causa de ello. Pero aun asi, seguí viviendo.

Hoy pasó de nuevo. La sensación. Me llamó, cuando estaba cayendo dormido. Me llamó, me hizo acercarme a la ventana. Estaba demasiado asustado como para moverme. No obstante, mis piernas lentamente me llevaron allá. Un inimaginable sentimiento de terror y desesperación se apoderó de mi. Lágrimas fluyeron de mis ojos, mientras que mis pies, casi contra mi voluntad, me conducían a la ventana. No había nadie ahi. La calle estaba vacía como siempre. Pero la sensación no se fue. Me sentí como si un millón de ojos se enfocaran sólo en mi. Estaban aqui. Me estaban observando.

Me hablaron.

"VENIMOS POR TI"

Eso fue hace dos horas. El llamado cesó. La mirada no lo hizo. Estoy escribiendo esto ahora, por que sé que es la última vez que puedo hacerlo. Están acercándose a cada segundo.

Ni siquiera estoy seguro por qué lo estoy escribiendo. Quizás haya alguien más como yo, el algún rincón del mundo. Quizás alguien pueda leer esto. No me importa. Tengo que decirle a alguien.

Están aqui.
avatar
Karamel
Iniciado
Iniciado

Mensajes : 151
Puntos : 199
Fecha de inscripción : 08/02/2012
Edad : 28
Localización : Terra II

http://karamelian.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Solo

Mensaje por Ethermage el Miér Feb 29, 2012 12:19 pm

Interesante, lo deja a uno pensando. No da tanto miedo como otros Creepys, pero aún asi vale la pena, maneja un planteamiento bastante original y no hay nada de tripas ni sangre ni nada asi. También me gusta que en sí no se sabe que es lo que lo está acechando o que es lo que le pretende hacer.
avatar
Ethermage
El que borra tu cuenta
El que borra tu cuenta

Mensajes : 142
Puntos : 173
Fecha de inscripción : 08/02/2012
Edad : 28
Localización : México

http://orandroid.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.